fotonoticia 20240604113104 1200

El Supremo impone penas accesorias a un violador al que se rebajó la condena a 11 años de cárcel

ALMERÍA, 4 Jun. (EUROPA PRESS) –

El Tribunal Supremo ha impuesto cinco años de libertad vigilada y otros cinco años de inhabilitación para trabajar con menores a un hombre que fue condenado por violar a una mujer en Almería en 2009 después de la que la Audiencia Provincial rebajara la condena inicial de 13 años y seis meses de prisión a once años en aplicación de la ley de garantía integral de la libertad sexual conocida como la ley del ‘solo sí es sí’.

El tribunal estima parcialmente el recurso de casación elevado por la Fiscalía ante la resolución judicial por lo que anula en parte el último pronunciamiento de la Audiencia Provincial para incluir las penas accesorias aunque mantiene la rebaja en dos años y medio de prisión para el penado.

En su resolución, consultada por Europa Press, el Alto Tribunal incide en que la nueva pena de prisión ha sido adaptada «proporcionalmente» durante la revisión de oficio efectuada de la sentencia, de modo que es «adecuada a las circunstancias concurrentes» al producirse la agresión mediante el empleo de violencia y un instrumento peligroso.

«Todos sus elementos coinciden en las dos legislaciones que sometemos a comparación, siendo sancionada en la Ley Orgánica 10/2022 con una pena inferior», recoge la Sala, desde la que, no obstante, se incide en la necesidad de aplicar la ley en vigor «en su conjunto y no por partes», por lo que es preciso introducir en la condena las penas de libertad vigilada e inhabilitación para el contacto con menores.

El acusado fue condenado inicialmente a 13 años y seis meses de prisión por un delito de agresión sexual en concurso con un delito de robo con violencia y una falta de lesiones después de que en la madrugada del 10 de mayo de 2009 se acercara a una mujer que ejercía la prostitución para pactar con ella un servicio sexual, tras lo que ambos se fueron a un descampado.

Una vez en el lugar, el acusado sacó un cuchillo jamonero con el que amenazó a la mujer, quien intentó huir del lugar pero que cayó al suelo, de modo que pudo ser alcanzada por el acusado. En este sentido, el hombre trató de clavarle el cuchillo durante el forcejeo en el que la golpeó y la agredió sexualmente, toda vez que antes de abandonar el lugar el robó el bolso en el que tenía 20 euros y su teléfono móvil.

Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *