Featured Video Play Icon

Detenido en Cuba Ciudadano por Intento de Infiltración Armada desde EE.UU. (Video)

El Ministerio del Interior de Cuba (Minint) reveló detalles sobre la detención de Ardenys García Álvarez, ciudadano cubano de 40 años, en un operativo que desmanteló un intento de infiltración armada en la isla. García Álvarez, quien emigró a Estados Unidos en 2014, fue interceptado en noviembre del pasado año mientras intentaba ingresar ilegalmente al país con un cargamento significativo de armamento.

De acuerdo con el Minint, el acusado utilizó una moto náutica de tipo Jet Ski para transportar cinco pistolas de diversas procedencias y características, incluyendo marcas reconocidas como American Tactical y Smith & Wesson, así como un arsenal que incluía municiones y granadas. Este material fue confiscado durante la operación en la zona del Canal de Manuel, en la provincia de Matanzas.

Las autoridades cubanas han indicado que este intento forma parte de una serie de acciones que buscan desestabilizar el orden interno de la isla, involucrando a ciudadanos cubanos residentes en el exterior y grupos con intenciones claras de perpetrar actos de violencia. García Álvarez, durante su detención, confesó haber establecido contactos con representantes de grupos anticastristas en Miami, identificados como promotores de la violencia y la desestabilización.

Funcionarios estadounidenses han reiterado que el gobierno de Estados Unidos condena cualquier acto de terrorismo y desaprueba las acciones que buscan subvertir gobiernos extranjeros. Asimismo, han negado cualquier involucramiento en los hechos denunciados por Cuba, subrayando su compromiso con la lucha contra el terrorismo en todas sus formas.

Por otro lado, fuentes en Miami critican la narrativa oficial, argumentando que los implicados son principalmente delincuentes comunes, mal financiados, que buscan aprovecharse de la situación en Cuba para actividades delictivas, más que para actos de terrorismo organizado. Según estos comentarios, el principal objetivo sería introducir armas en la isla para su venta en el mercado negro, sin intenciones de realizar atentados significativos.

Este enfoque alternativo sugiere que las acusaciones de terrorismo podrían estar infladas para justificar acciones represivas contra opositores y disidentes, una crítica que resalta la complejidad de interpretar y responder a tales incidentes en un contexto políticamente cargado. Los detalles adicionales sobre la operación y los antecedentes de los involucrados siguen siendo objeto de análisis y debate, a medida que más información sale a la luz y se evalúa en diferentes foros tanto dentro como fuera de Cuba.

Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *