Confusion y dolor Familia Canadiense Recibe Cuerpo Equivocado Desde Cuba
Featured Video Play Icon

Confusión y dolor: Familia Canadiense Recibe Cuerpo Equivocado Desde Cuba

En un incidente desconcertante, la familia de Faraj Allah Jarjour, un turista canadiense de sesenta años que falleció de un infarto en Varadero, Cuba, recibió el cadáver de un ciudadano ruso en lugar del de su ser querido. Este error ha causado gran indignación y dolor entre los familiares, quienes han expresado su frustración por la falta de respuestas y disculpas por parte de las autoridades implicadas.

Faraj Allah Jarjour, quien estaba de vacaciones en el hotel Meliá Varadero con su familia, sufrió un infarto mientras nadaba en el mar. A pesar de los esfuerzos de su hija y su hermano para auxiliarlo, no había socorristas cerca y el personal del hotel no pudo proporcionar la ayuda médica necesaria. Trágicamente, el cuerpo de Jarjour permaneció en una tumbona en la playa durante más de ocho horas antes de ser recogido por el personal funerario.

Después de su muerte, la familia Jarjour trabajó con la embajada de Canadá en La Habana para organizar y financiar la repatriación del cuerpo a Montreal, un proceso que costó más de 10,000 dólares. Sin embargo, cuando el cuerpo llegó a Canadá, la familia descubrió en la funeraria que el cadáver no correspondía a Faraj Allah, sino a un hombre ruso mucho más joven, con cabello y tatuajes, características que no coincidían con las de Jarjour.

La equivocación ha dejado a la familia Jarjour sin saber dónde están los restos de su padre, y con muchas preguntas sin responder. «¿Dónde está nuestro padre? Todos me dicen que no es su responsabilidad. ¿Pero de quién es la responsabilidad?», expresó Miriam Jarjour, hija del fallecido. La familia sigue esperando respuestas y una resolución a este doloroso error.

La situación ha puesto de relieve problemas en los procedimientos de manejo y repatriación de restos en situaciones internacionales, especialmente en casos donde los turistas extranjeros fallecen lejos de su país natal. La familia Jarjour y la comunidad de inmigrantes sirios en Canadá esperan que este caso sirva para mejorar estos procesos y evitar futuras tragedias de este tipo.

Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *