BCAB F F EF CFCB cx cy cw w r jpg

Basureros desbordados y charcos en La Habana agravan la crisis de salubridad

La Habana enfrenta una creciente crisis de salubridad con la proliferación de basureros desbordados y charcos de agua estancada, especialmente en áreas como Cuatro Caminos y La Habana Vieja. Esta situación, agravada por la temporada de lluvias y el calor veraniego, proporciona las condiciones ideales para la reproducción de mosquitos y el aumento de enfermedades como el dengue y la Fiebre de Oropouche.

a apoteosis

En un recorrido reciente por la ciudad, se pueden observar baches y aceras encharcadas, desagües obstruidos y tuberías rotas que crean corrientes de «aguas negras». Estas condiciones insalubres se combinan con la acumulación de basura en vertederos improvisados, visibles en sitios emblemáticos como el antiguo Hotel Isla de Cuba y las ruinas de la empresa de tranvías eléctricos de La Habana.

La gestión ineficiente de los residuos y la falta de recursos se han vuelto evidentes en medio de una crisis económica que no muestra señales de mejorar. La escasez de combustible y otros insumos necesarios para la recogida de basura han relegado la limpieza urbana a un segundo plano. A pesar de las repetidas promesas de mejora, las autoridades no han logrado implementar soluciones efectivas para este problema crónico.

Los ciudadanos se enfrentan a una calidad de vida deteriorada, con un ambiente urbano cada vez más insalubre. Las imágenes capturadas por el fotógrafo Otmaro Rodríguez revelan la magnitud del problema: vertederos desbordados, charcos de agua estancada y la presencia omnipresente de basura en las calles. Estas condiciones no solo representan un riesgo para la salud pública, sino que también reflejan una preocupante desidia en la gestión de los espacios públicos.

EADDF E F ADA DCEAAAA cx cy cw w r

Las autoridades de La Habana han reconocido recientemente un aumento en los casos de Fiebre de Oropouche, aunque inicialmente no habían confirmado públicamente la presencia de esta enfermedad en la capital. Este incremento, junto con el dengue, amenaza con llevar los indicadores sanitarios a niveles críticos si no se toman medidas urgentes.

La falta de respuesta efectiva ante estos problemas solo sirve para agravar la situación, dejando a los ciudadanos en una lucha constante por mantener un mínimo de salubridad en sus comunidades. Con más lluvias en el pronóstico, la necesidad de acción inmediata es crucial para evitar una crisis de salud pública aún mayor.

Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *