IMG 3367

Avance médico: Israel Bruguera supera grave condición urológica en Pinar del Río

En un significativo evento médico en Pinar del Río, Cuba, Israel Bruguera García, de 74 años, ha sido protagonista de una compleja cirugía urológica que resultó en la extracción de un enorme cálculo vesical y una prostatectomía radical. Esta operación no solo alivió sus dolores crónicos sino también marcó un hito en medio de las dificultades que enfrenta el sistema de salud cubano.

Israel, tras padecer infecciones urinarias repetidas y severas dificultades para orinar debido al tamaño del cálculo, equivalente al de una pelota de ping pong, se vio forzado a utilizar un catéter y una sonda por más de dos años, una solución temporal que afectó significativamente su calidad de vida y labor en su finca.

Después de extensas gestiones, fue referido al Hospital «Hermanos Ameijeiras» en La Habana, donde se le implantó un esfínter urinario artificial. Este dispositivo innovador, compuesto por un manguito de presión alrededor del cuello de la vejiga, un globo regulador y una bomba de control, permite a Israel controlar la micción de manera efectiva, ofreciéndole una mejora sustancial en su calidad de vida.

La intervención, que incluyó un periodo de cuidados intensivos y adaptación al nuevo dispositivo, ha sido un éxito rotundo, permitiéndole a Israel retomar su vida con normalidad.

Este caso resalta el contraste entre los desafíos del sector de la salud en Cuba —marcado por una notable falta de recursos, fuga de médicos y desabastecimiento farmacéutico— y los logros médicos que aún son posibles gracias al esfuerzo y dedicación de profesionales de la salud del país. A pesar de las adversidades, historias como la de Israel muestran que la tenacidad y la innovación médica pueden prevalecer, aunque no todos los pacientes tengan acceso a tratamientos de esta naturaleza.

En un contexto más amplio, la situación sanitaria en Cuba sigue siendo crítica, con numerosos pacientes esperando largos periodos por cirugías necesarias debido a la escasez de equipamiento, medicamentos y electricidad en los hospitales. La comunidad continúa expresando su descontento y preocupación por el estado del sistema de salud, como demuestra el reciente caso de un hombre que, después de cinco años de padecimientos por un cálculo renal, clamó públicamente por atención médica urgente.

 

Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *